Apertura 2011: Como tenía que ser

Notable campeonato del León. Para muchos el más festejado de los 

últimos años. La U llegaba luego de una buena fase regular, aunque varios puntos bajo la Católica. 

El cuadro de Sampaoli tenía problemas en la defensa, pero en la ofensiva descosía a todos los rivales. 

Los Playoffs comenzaron con dos duros duelos contra San Felipe, luego la U jugó dos grandísimos duelos ante O`Higgins, especialmente la revancha que se consiguió un 7-1 histórico en el Nacional. La U clasificaba a la final por quinta vez en la historia de los playoffs, ante el que se suponía era el mejor equipo del torneo: La UC. Seis años después de la final perdida.

La ida tuvo al Nacional de color azul en una proporción humillante. Poco más de dos mil personas de la visita, hacían verse la gente azul como un León gigante.

Sin embargo, y pese a atacar y atacar, el resultado fue adverso por 2-0. Para peor, se debían lograr tres goles de diferencia para ser campeón. Imposible.

Se llegaba al domingo y tres aspectos fueron claves en la consecución del título. El día después de la derrota, durísima, asesina, 15 mil bullangueros a las 8 de la mañana agotaron las entradas en menos de una hora. Record mundial y que los jugadores tomaron como la arenga máxima que se puede dar.

Ya en el día previo, un banderazo de casi seis mil personas, terminó por dejar como leones a los jugadores. Sampaoli preparó un video mítico y el plantel entró a matar o morir.

El duelo comenzó nervioso, pero Canales anotó de penal. Sin embargo, poco después marcaron ellos y a la U le costaba tres goles ser campeón.

Pasó poquito y un autogol nos daba la ventaja. Listo, el León se desató y fue con todo a buscar el título.

Marcó otros dos goles con Canales, que fue la figura y le entregó un nerviosismo eterno a los hinchas del León, que cuando sonó el pitazo final, celebraron con lágrimas en los ojos y un abrazo con algún camarada la 14ª estrella del más grande, que ganó el título de la forma que tenía que ser.

Sufriendo y mostrando que la camiseta azul pesa más que cualquiera.