Historia de la "U": Ser un Romántico Viajero…

No es simple explicar lo que es la “U”. Nació el 24 de mayo de 1927 y desde ese momento que pasó a ser el único equipo del país. El resto no existe, no pueden competir con todo lo que produce la institución.

Ligada hasta la eternidad con el color azul y la “U” roja grande en el pecho. Símbolo de una institución que se ha hecho fuerte en los momentos duros, pero realmente duros. Nos guía la sabiduría del chuncho y la pasión, el coraje y el pundonor del león. No puede ser más cierta esa mezcla, somos inteligentes y luchadores. Hasta el final.

Hemos vivido de todo, hemos dado al país los mejores futbolistas que han pisado los campos nacionales. El que más jugó (Leonel Sánchez) y el que más convirtió por la Selección (Marcelo Salas), son símbolos del equipo. Los mejores resultados de la “Roja” son gracias a los bullangueros. El mejor ejemplo es el Mundial de 1962.

El mejor equipo en la historia del país fue nuestro. Por una década bailó y bailó a sus rivales hasta el cansancio y ahí, cuando ganaban los de verdad. El "Ballet Azul" ganó seis títulos en 10 años (1959, 1962, 1964, 1965, 1967, 1969) y fue subcampeón en dos (1961 y 1963).

Siempre estuvimos ligados a la casa de estudios, hasta que a finales de los 70 nos independizamos. Eso hizo comenzar una década que sería tan oscura, tan terrible, tan nefasta para la institución, que al terminarla con el ascenso de segunda división marcó el momento más mágico, mítico y hermoso que se ha vivido.

Luchando con graderías colmadas de hinchas que sólo tenían como escudo el amor por la “U”. Ese amor libre, original y verdadero. El hincha sólo se movió por lo más puro, no se precisaba tener estadio ni títulos, No se necesitó nada, la historia los apoyaba y respaldaba y el optimismo y fe los ponía a confiar en un futuro más allá del horizonte.

Hablar de la “U”, es hablar del esfuerzo, de la lucha, del sufrimiento, de la resistencia ante todo.

Fuimos campeones 14 hermosas veces (1940, 1959, 1962, 1964, 1965, 1967, 1969, 1994, 1995, 1999, 2000, Apertura 2004, Apertura 2009 y Apertura 2011). Cada una tan especial como la anterior. Pero no cabe duda que el título de 1994 reunió todo lo necesario para llegar más arriba del Olimpo. Se tuvieron que esperar 25 años sin ser campeón, se tuvieron que esperar 25 años de duras batallas perdidas, se tuvieron que esperar 25 años que nos convirtieron en el equipo más grande de todos. Simplemente por tener el único bien que ningún equipo puede comprar, que a ningún equipo le pueden regalar: El hincha de verdad. Ese hincha que ama a la institución y que simplemente sueña con ver al equipo jugar bien y dejar todo en la cancha.

A la “U” se le pide esfuerzo, sólo eso. Ya verla es una fiesta y cada segundo de nuestras vidas el color azul y la “U” roja mandan. Así de simple.

La “U” es un equipo diferente, no se puede explicar en números, no se puede explicar en partidos ganados o títulos conseguidos. No existe en el mundo muchos casos donde el hincha haya salvado a su institución sólo a base de amor. Hay muchos que no sobrevivirían 25 años sin ser campeón y pasando un año en segunda. Ahí, en la dureza, es donde se ven los grandes y la “U”, es lo más grande por eso. Aguantó en los peores momentos, donde muchos morirían de inmediato.

En realidad, cada partido es una historia nueva. Ver a un niño de pocos años, que quizás no sabe nada, pero que se emociona y vibra en la victoria y en la derrota con el equipo, es la explicación perfecta de lo que es la “U”. O quizás, un tipo de muchos años, de una vida ya casi completa, teniendo en su radio a pilas, cada fin de semana, la alegría de su vida. Ese gol de la “U” que rompe la tristeza.

Es simple y claro. La “U” es grande por su gente, la misma que va más allá del horizonte, do remonta la verdad.